CUT NACIONAL

FRACKING

El fracking o fracturamiento hidráulico se produce con la inyección de agua, arena y productos químicos con el fin de permear las rocas y generar grietas que posibiliten la extracción de gas y petróleo.
Esto produce daños en el ambiente, como la contaminación de acuíferos, el exagerado consumo de agua, incremento en la actividad sísmica y deterioros en la salud de animales y seres humanos; se ha evidenciado su daño lamentable, con lo sucedido en Pensilvania, donde las actividades de fractura afectaron, el agua de una gran cantidad de pozos, contaminándolos con gas metano, residuos y malas prácticas operacionales, causando que el agua potable resultara inutilizable.

 

En la actualidad, se están realizando estudios para comprobar si algunos de los movimientos telúricos registrados en ciudades de Estados Unidos, están asociados al fracking; en Pensilvania, Colorado y Texas se han registrado incluso casos, en los cuales han explotado viviendas de civiles, investigaciones demostraron que éstas fueron causadas por la migración de gases, problema originado por fallas mecánicas de los pozos en los que se aplicó la técnica del fracking.

 

Para llevar a cabo un proceso de fracking en un pozo de hidrocarburos, son necesarios hasta 7 millones de galones de agua y hasta 400 mil galones de aditivos (químicos, lubricantes, removedores de escala, controladores de bacterias, entre otros), los fluidos tiene la posibilidad de mezclarse con aguas superficiales y contaminar las tierras fértiles, generando deterioro en la tierra y en los ecosistemas.


La Contraloría General de la Republica ha señalado que: "tal y como ha ocurrido en el ámbito internacional, en el país la eventual aplicación de la técnica genera controversias, especialmente por los volúmenes de agua necesarios en el proceso, pues podría llegar a afectarse la disponibilidad del recurso hídrico para el consumo humano en los sitios en donde se desarrolle. Además, está la preocupación generada por factores como la liberación de metales pesados e isótopos radiactivos, provocar sismicidad inducida, así como el tratamiento, disposición y reinyección de los fluidos de retorno y aguas de producción, , dado que un manejo inadecuado podría tener efectos adversos sobre acuíferos y cuerpos de agua superficial"

 

A comienzos de junio de este año, la Alianza Colombia Libre de Fracking, el Movimiento Nacional Ambiental, la Mesa Social Minero Energética y Ambiental por la Paz y la Central Unitaria de Trabajadores- CUT convocaron a la Marcha Carnaval contra el fracking y la minería contaminante, que se llevó a cabo de manera simultánea en más de 100 municipios del país y algunas ciudades del exterior, para exigirle al Presidente, Iván Duque, que cumpla su promesa de campaña y no implemente estos proyectos absolutamente dañinos para nuestro hábitat; pues detrás de la evidente responsabilidad del gobierno colombiano, están las multinacionales, que buscan lucrarse a costa de la naturaleza, los ecosistemas y la vida misma, de los habitantes de nuestro territorio.

 

Países como Francia, Alemania, Bélgica, y Suiza tienen grandes restricciones o incluso prohibiciones definitivas a este procedimiento, porque evidentemente es una técnica depredadora de la naturaleza y sus efectos no pueden controlarse así se inviertan millones de dólares en abogados y científicos que busquen ocultar la verdad. De acuerdo con estimaciones, el agua empleada para romper las rocas es el equivalente a la de consumo doméstico de entre 2 y 7 millones de personas por año.

 

Las multinacionales petroleras con la complicidad de los gobiernos de turno, no conformes con los daños ambientales que las técnicas de producción tradicionales ocasionan, ahora pretenden que millones de familias en el mundo mueran de sed, para extraer un crudo envenenado.

 

Los trabajadores colombianos defendemos el Derecho a un ambiente sano, a acceder a agua potable, a la posibilidad de mantener limpias nuestras fuentes hídricas, a preservar la vida; por ello, la invitación desde el departamento Recursos Naturales y Medio Ambiente de la CUT, es a tejer redes defensoras en contra del Fracking, a hablar de estos temas en las casas, en los establecimientos educativos y en el trabajo para desarrollar una alianza en pro de la defensa del ambiente, del agua, de la calidad de vida y de las condiciones laborales, que nos permitan disfrutar del ambiente, de los ecosistemas.

Convocar de manera enérgica a la defensa de nuestros territorios y apoyar a las comunidades que han dicho no al fracking, no a la contaminación, no a la minería que contamina y, tal como lo aprobó nuestro VII Congreso, a promover una transición justa con un enfoque social y comunitario, que conserve y preserve el ambiente y recursos naturales para estas y las futuras generaciones.

 

Twitter

logo tertulialogo adidalogo fecodelogo ministeriologo juntos